• Focos de atención a mejorar.

    • Entrada del brazo izquierdo completamente estirado, hundiendo el codo antes que la mano, lo que dificultará un buen agarre.
    • Rolido excesivo y el brazo izquierdo se recobra tan vertical, que llega a colocarse  encima de la cabeza.
    • El agarre del brazo izquierdo se cruza al lado derecho del eje del cuerpo, y la mano pasa rozando el pecho.
    • La colocación de la cabeza es buena, pero al respirar miramos hacia atrás desestabilizando el cuerpo y abriendo las piernas para compensar.
    • Cuando respiramos, perdemos el cuadrante delantero con el brazo izquierdo.